sábado, 26 de noviembre de 2011

Buscando la mejor solución

Probablemente estemos transitando por uno de los momentos de mayor incertidumbre en el entorno de negocios mundial, que conllevan a sucesivas adaptaciones y cambios en las organizaciones. Si a esto le sumamos el cambio de paradigma que ocasiona la transición entre la era industrial y la era digital, el contexto no es favorable ni sencillo para la toma de decisiones.

Es un momento en que las decisiones deben ser tomadas rápidamente y siempre tendiendo a optimizar los resultados y supervivencia dinámica de la organización. 


Esta situación puede ser interpretada de dos formas por el management:

Un management tradicional que utiliza el ajuste como base. El CEO solicita individualmente a cada gerente una baja de costos, el recorte de gastos, presión sobre los empleados y todo el compendio tradicional de estrategias con el fin de poder cumplir con los objetivos. Obviamente, esta es una estrategia demasiado precaria, que se ejecuta sin analizar demasiado el problema básico (y, a mi criterio, sin demasiado esfuerzo ni coraje), no se toma en cuenta el aumento en la productividad  y trae como consecuencia una perdida de la confianza por parte de los gerentes, que es transmitida directamente a los empleados, lo que conlleva a problemas en la ejecución, perdida de identificación con la compañía y genera el miedo que paraliza y aumenta los niveles de stress. Por ende, esto se refleja en la falta de productividad y aumento de costos por ausentismo, desmotivación, etc.

Un management proactivo y acorde a los tiempos que corren que utiliza otro tipo de estrategia mucho mas coherente. El CEO solicita a sus gerentes que obviamente baje costos y gastos innecesarios, pero solicita en mayor medida estrategias de aumento de productividad y transmisión de confianza y solicitud de optimización de sus tareas a los  empleados. El análisis y la expresión de las ideas de todos los empleados, la colaboración entre departamentos para la concreción de objetivos comunes y la inyección necesaria de confianza con el fin de ahuyentar el miedo son algunos de las características de esta estrategia que considero que es la mas coherente en estos momentos. 

En épocas de incertidumbre es el CEO el que debe actuar con coherencia y coraje, escuchando a sus subordinados y permitiéndoles expresar sus opiniones libremente. Si el CEO esta desesperado o superado por la situación, seguramente esto se transmitirá a las líneas inferiores del organigrama (ese viejo y todavía vigente organigrama, símbolo de la era industrial y de las grandes compañías que todavía siguen atadas a aquella época esperando que vuelvan los viejos tiempos). 

A mi criterio, considero que esta situación puede cambiar cuando TODOS  los integrantes de la organización piensen en un sentido de igualdad, buscando el resultado de TODA la organización. 

Ejemplos:

Que el departamento de Ventas no busque solo su concreción de metas sin importarle si el departamento de Marketing llega a las mismas, sino que ambos trabajen en conjunto para cumplir los objetivos de la organización. 

Que el CEO y cada gerente deje de pensar en las metas individuales a cumplir para obtener su bonus anual, que llevan a la decisión de presionar a los subordinados a cualquier costo, y piense también en los objetivos de TODA la organización, incluyendo tambien al resto de sus integrantes.

Será pedir demasiado? Escucho sus comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada