martes, 22 de mayo de 2012

El tiempo de la innovación participativa


Estamos inmersos en una época de cambios radicales. Todas las organizaciones deciden llevar a cabo estrategias innovadoras para intentar adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y poder seguir siendo competitivas a lo largo del tiempo.

Ahora bien, la cuestión es: 
* Donde se originan estas estrategias innovadoras? 
* Desde donde parten y desde donde son generadas? 
* Son siempre aceptadas por todos los integrantes de la organización?





Generalmente, esas estrategias  provienen de ideas propuestas por comités de management ubicados en la parte superior de la pirámide jerárquica, que son los que habitualmente definen la estrategia general de la organización y están bastante alejados de la realidad diaria de la misma.


Esto genera una contradicción: están intentando innovar de una forma muy poco innovadora

Esto indica que se están utilizando métodos del siglo pasado para generar estrategias poco consensuadas  y que en la mayoría de los casos genera una resistencia de las personas que deben llevarlas a cabo diariamente.

La madre de todas las innovaciones, que es la innovación en el management, está totalmente ausente en un gran porcentaje de las organizaciones Iberoamericanas. Se continúa actuando de la misma manera que se hacía en el siglo pasado, donde reinaba el paradigma de la Era Industrial. Se toman decisiones verticales que generalmente no son aceptadas por los empleados y que, muchas veces, tampoco son aceptadas por a los clientes.

Bajo el paradigma de la Era Digital, las propuestas y estrategias innovadoras deben ser generadas y pensadas por los clientes de la organización. Cuando me refiero a clientes, hablo de cliente interno (empleados) y cliente externo (partners, consumidores), que son los que realmente conocen el negocio. 

Es aquí donde nace el concepto de Innovación Participativa, en donde son aceptadas, solicitadas y puestas a consideración las ideas de todos  los integrantes que forman parte de la organización. Para esto se debe fomentar un ambiente de colaboración, amplia comunicación y libertad de expresión, que hace que la organización innove desde abajo hacia arriba, con el aporte de todos. 

Esto genera un proceso de Innovación Continua, que comienza con el aporte de ideas utilizadas para la mejora continua, en donde cada integrante busca optimizar sus tareas diarias, cada cliente /consumidor puede aportar ideas sobre el producto o servicio que consume y, al aumentarse la motivación y el compromiso que conlleva esta práctica, conduce a otras innovaciones de mayor nivel (radicales, disruptivas y, porque no, invenciones), que son producto de toda esta inteligencia colectiva utilizada en pos del crecimiento de la organización, tanto en sus niveles de competitividad como en la finalidad de ser una organización apta  y elegible para trabajar tanto para la generación actual como para las próximas generaciones de trabajadores.

Espero sus comentarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada