jueves, 23 de marzo de 2017

Las personas en las organizaciones de la Era Digital

Hace un tiempo fui invitado a “Café Emprendedor”, un evento en la Universidad Tecnológica Nacional que tenía como objetivo hablar de emprendimiento e innovación social.

Los paneles eran interesantes por su diversidad: había representantes de la Asociación Argentina de Inventores, emprendedores sociales que eran contenidos por una ONG que trabaja en barrios carenciados, disertantes de la Unión Industrial y yo hable sobre Innovación Social.

Dentro de esa diversidad, cada uno era libre de dar su opinión. A todo esto, hubo una reflexión que acerco uno de los integrantes de la Asociación de Inventores, que decía que él esperaba todas las semanas el día lunes por la tarde que era el momento en donde se reunían a plantear desafíos, pensar y evaluar sus ideas entre todos y trabajar en colaboración.

En ese momento se me ocurrió preguntarle: no sería buenísimo que no tuvieras que esperar a trabajar en ese entorno abierto y relajado hasta el lunes a la tarde y lo hicieras todos los días al momento de llegar a tu trabajo, un ámbito en donde pasas mas tiempo que con tu familia?

En ese momento no solo esta persona, sino todo el auditorio me miro con una expresión como manifestando: que está diciendo este loco?

Y a esto quería llegar: porque no es posible acostumbrarnos a trabajar en un entorno laboral abierto y amigable? No solo las empresas todavía no están totalmente adaptadas a este cambio, sino las personas toman al trabajo como una especie de actividad rutinaria a la que hay que ir a obedecer estrictamente, en donde no se puede aplicar la creatividad y en donde siempre están propensas a ser despedidas si no se cumplen con las estrictas (y a veces injustas y discutibles) normas que impone la jerarquía. Hasta una persona con una mente abierta como el inventor estaba sujeta a esas reglas, características arraigadas de las organizaciones de la Era Industrial.

Como conclusión, no solo las organizaciones van a tener que cambiar su forma de administrarse, haciendo de la empresa  un lugar más humano y saludable, sino que también las personas que la integran deben estar convencidos de este cambio y de este nuevo punto de vista, no adaptándose estas reglas arcaicas y teniendo en cuenta que otra realidad es posible.


A propósito, les dejo mi presentación en el evento y espero sus comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario